Buscando tiempos para emprender

Coaching Financiero Para Emprendedores

Buscando tiempos para emprender

“Hay un momento para todo y un tiempo para cada cosa bajo el sol; un tiempo para nacer y un tiempo para morir, un tiempo para plantar y un tiempo para cosechar” Eclesiastés, 3 1-2.

Al igual que en la naturaleza, muchos de los elementos a tener en cuenta a la hora de emprender van a desarrollarse en el tiempo mediante un comportamiento cíclico.

Y, ¿qué es un ciclo?

Se habla de ciclo cuando asistes a la repetición previsible en el tiempo de cualquier fenómeno, de forma que cuando concluye, el estado final se aproxima al inicial y se produce un nuevo comienzo.

Hay tres ciclos que determinan cuándo son los mejores tiempos para emprender, y son los siguientes:

1. EL CICLO ECONOMICO GENERAL. Ese del que estamos hablando todos los días en la calle y en los medios de comunicación. Presenta cuatro fases bien definidas:

AUGE: Es el momento de euforia. Las “vacas gordas”, es el punto más alto del ciclo, en el que se dice que la economía está en “máximos”. No es sostenible durante mucho tiempo, y en el peor de los casos da lugar a más de una burbuja (seguimos sufriendo la inmobiliaria), debido a la sensación de que estamos en el mejor de los mundos y esta situación va a durar para siempre. Tantas “alegrías” empiezan a causar disfunciones que se revelarán en la progresiva disminución del crecimiento.

Sectores que suelen funcionar muy bien en este periodo:

(*) Celebraciones de cualquier clase de eventos que se hacen “por todo lo alto”.

(*) Artículos de lujo, tanto de consumo, como joyería, automóviles y viviendas de alta gama, segundas residencias.

(*) Turismo y viajes internacionales. Toda clase de “personalizaciones” en servicios: restaurantes exclusivos, experiencias de gourmet.

(*) Diversificación de la oferta de toda clase de productos de consumo, buscando la diferenciación y la segmentación al máximo (paquetes para una sola persona, comidas preparadas por chefs, detergentes especiales).

RECESION. Se llama así cuando la economía empieza a deslizarse por el tobogán de la fase descendente. Se produce una bajada importante de los indicadores de inversión, se reduce la producción y se produce desempleo. Cuando además se desarrolla en poco tiempo aparece la “crisis”. Es ese momento en que las “vacas” están adelgazando.

Esta etapa es más fácil de sobrellevar para los sectores que se adaptan a la disminución progresiva del poder adquisitivo:

(*) Disminución de las referencias en el comercio al por menor. Eliminación de los productos marginales o de nicho. Productos de marca blanca.

(*) Rebajas generalizadas para dar salida a los stocks que no se venden. Reducción del mercado de consumo.

(*) Aumento del mercado de vivienda en alquiler, tanto de oferta como de demanda ante la dificultad tanto de comprar como de vender a los precios que busca la gente.

(*) Oferta de vehículos centrada en coches pequeños y familiares, con importante disminución de precios manteniendo el nivel de equipamiento. “Persecución” de los clientes que preguntan. Gran intensidad en el mercado de segunda mano de vehículos.

(*) Toda clase de servicios de reparaciones de cosas que antes no se arreglaban, también de vehículos, que antes se sustituían.

DEPRESION: “tocando fondo”. Ese sitio del que se supone que estamos saliendo ahora. Presenta un nivel de desempleo alto y una excesiva dimensión de la oferta respecto a la demanda existente por parte de los consumidores. Los precios están en oferta permanente, pero eso no sirve para que la actividad se recupere, no solamente la renta disponible ha descendido, sino que la incertidumbre hace que los que sí podrían comprar prefieran esperar tiempos mejores.

La necesidad agudiza el ingenio, y estos momentos presentan un índice de ideas rompedoras espectacular, facilitado además por el desarrollo de Internet.

Desde la supresión de intermediarios en todo tipo de mercados, como por ejemplo el agrícola: naranjas directamente desde Valencia, productos ecológicos de la huerta, reparto de lácteos de la zona..,

A la introducción de nuevos canales de distribución, que están siendo especialmente significativos en el sector cultural, libros, películas, e-books, productos culturales y formativos a través de la Red.

RECUPERACION. Es cuando la economía vuelve a crecer. Aumenta la inversión, mejoran las expectativas globales de empleo, producción y consumo y se va superando la sensación de crisis.

Como principal indicador de la fase del ciclo se utiliza el incremento o disminución del PIB (Producto Interior Bruto), que es el valor monetario de la producción de bienes y servicios de demanda final de un país. Para saber cuáles son las perspectivas de forma anticipada, se utilizan indicadores que son alertas tempranas, varían de forma adelantada al ciclo (visados de obra, consumo de energía, recaudación fiscal). Otras variables, como la muy importante del desempleo, es retardada respecto al crecimiento, lo que quiere decir que puede ir fácilmente más de un semestre por detrás del cambio de ciclo.

ESTE ES EL CICLO QUE MARCA EN QUE PERIODO NOS ENCONTRAMOS

 

2. LA ESTACIONALIDAD de una actividad económica es la variación periódica y predecible de la misma con un periodo inferior o igual a un año. Al igual que la meteorología y el funcionamiento de la naturaleza dan lugar a las estaciones del año, la actividad económica general presenta de acuerdo con éstas una clara variación estacional.

Así, las compras minoristas muestran un pico en las inmediaciones de las fiestas navideñas, tanto de productos especiales de alimentación, como otros que se dedican a regalos, y muy especialmente los juguetes para los niños.

En el sector agrícola, la demanda de empleo depende de las siembras y cosechas, así como la oferta de frutas y verduras está sujeta a la estación correspondiente.

El sector turístico tiene mejores resultados cuando la meteorología le es favorable, ya sea de sol y playa en verano, o de nieve en invierno.

También el sector de la moda se ve beneficiado o perjudicado por el clima, cuando se retrasan los comienzos de estación les cuesta mucho más colocar su oferta.

Los kioskos de helados y bebidas y la venta de castañas asadas son ejemplos típicos de negocios plenamente estacionales.

ESTE ES EL CICLO QUE ESTA RELACIONADO CON LAS VARIACIONES DEL AÑO, CUYO PROTOTIPO SON LAS ESTACIONES Y QUE SE REPITE SIEMPRE DE LA MISMA MANERA.

 

3. Y por último el CICLO DE VIDA DEL PRODUCTO y/o servicio que se oferta, en función de la evolución de sus ventas durante el tiempo que está presente en el mercado. Este concepto procede del marketing. Dependiendo de la fase en la que se encuentre las condiciones para venderlo varían, y se aplicarán estrategias diferentes de precios, distribución y promoción del producto (también llamado “marketing mix”).

Las fases son: Desarrollo (gastos), Crecimiento (comienzo ingresos), Madurez (máximo de ingresos), Declinación (descenso de ingresos).

En la introducción o lanzamiento, la publicidad ha de ser informativa, y el presupuesto de promoción comparativamente mayor. También el precio puede ser superior, apoyando la novedad, y la distribución es relativamente reducida.

Cuando un producto está en crecimiento o ya maduro, la publicidad se centra en la persuasión, hay menos presupuesto para promoción, el precio se ajusta para estar en mercado y la distribución está en máximos.

Cuando está al final de su ciclo de vida, la publicidad se orienta a mantener el recuerdo, el precio se mantiene o baja y la distribución vuelve a disminuir.

Podemos considerar un producto en fase de introducción y desarrollo las Google Glass, que se ha desarrollado y  hecho algunas pruebas de marketing para ver demanda y precios.

En fase de crecimiento estarían aún las tablet, y ya como productos en madurez los ordenadores de sobremesa y portátiles.

El sector tecnológico que he puesto como ejemplo está sujeto a un envejecimiento acelerado, pero la mayoría de los productos de gran consumo tiene una madurez dilatada en el tiempo, y se revitaliza con cambios de propiedades, nuevas gamas y diferentes presentaciones cada cierto tiempo.

ESTE ES EL CICLO DE VIDA DE UN PRODUCTO.

 

Cuando se hace el análisis de Debilidades-Amenazas-Fortalezas-Oportunidades (DAFO), hay que tener en cuenta la fase del ciclo económico en la que te encuentras y si tu actividad va a favor o en contra de la misma, la estacionalidad (si la tiene) de tu principal producto o servicio y posibles maneras de compensarla, y si se trata de una novedad o ya lleva mucho tiempo en el mercado.

1. La fase del ciclo económico determinará si la actividad a la que te dedicas va a favor o en contra. No es que una joyería no pueda sobrevivir en la crisis, pero está claro que su mercado se estrecha considerablemente.

2. La estacionalidad del producto o servicio, si es significativa, precisará de medidas adicionales para compensarla. Por ejemplo, los proveedores de actividades extraescolares durante el curso escolar, hacen campamentos en verano. El que se dedica a los helados en verano, puede poner un kiosco de chocolate con churros en invierno.

Otra variante de la estacionalidad es si el producto o servicio tiene un flujo continuo de clientes, o si es muy costoso conseguir cada uno de ellos. Puedes hacer una instalación eléctrica en una fábrica (sólo la cobras una vez), y también diversificar con un contrato de mantenimiento (a cobrar todos los meses).

3. La fase de vida en la que se encuentre el producto. Si el producto es novedoso tiene mayor recorrido, pero también llevará tiempo desarrollar su promoción y venta. Si tiene ya cierta madurez, es un buen soporte para tu empresa pero es necesario ir anticipando su posible declive. Lo ideal es tener varios productos y/o servicios en diferentes etapas para ir compensando los riesgos.

 

En resumen, como dice el Eclesiastés, hay un tiempo para todo, cuando decides cuál va a ser tu actividad principal, si tienes en cuenta la existencia de los ciclos y eliges la que vaya a favor de la mayor parte de ciclos posible, puedes aprovechar las oportunidades que presentan, y estarás avisado de los riesgos a vigilar, lo que incrementará tus posibilidades de éxito a la hora de emprender.

¿Conoces casos que hayan tenido en cuenta estos factores? ¿Y tú qué opinas? Si te gustó el post compártelo, muchas gracias.

About the Author:

Hola, soy Mª Angeles González, Economista y Coach Financiero. Tras 30 años de experiencia en el sector, ayudo a emprendedores a que su dinero trabaje a su favor, con un método flexible y eficaz. ¡Avanza! No es cambiar, es crecer.

Un comentario

  1. […] supuesto, siempre una parte importante es mérito tuyo, pero hay que mantener clara la mirada ante circunstancias afortunadas que no tienen porqué durar. Oye, que puede pasar que a lo mejor duran, y le estás sacando brillo […]

Deje su comentario

En cumplimiento de lo que se dispone en el artículo 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, MAGCOACHING.ES te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario se recogerán en ficheros cuyo responsable es Mª ANGELES GONZÁLEZ GARCÍA.

La recogida y tratamiento de los datos personales tiene como únicas finalidades gestionar consultas, solicitudes o suscripciones generadas a través del Sitio Web magcoaching.es, controlar el cumplimiento del Usuario de estas condiciones y cumplir nuestras obligaciones legales.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de sus datos personales, en los términos y en las condiciones previstos en la LOPD dirigiéndote a la dirección info@magcoaching.es indicando en asunto: PROTECCIÓN DE DATOS.