Caminante, no hay camino, se hace camino al andar

Coaching Financiero Para Emprendedores

Caminante, no hay camino, se hace camino al andar

Siguiendo las huellas de Antonio Machado, hoy te traigo una historia sobre rutas y caminos.

Estaba José Luis tan contento porque había conseguido cerrar un acuerdo con un cliente que podía llegar a ser importante. Para ir adónde está localizado, miró el mapa del GPS, que le calculó unos 30 Km., las dos terceras partes por autopista. Por si acaso, salió con hora y media por delante, para ir sobrado de tiempo.

La primera parte del trayecto transcurrió sin incidencias, pero al coger la carretera comarcal, además de ser de doble sentido, con desniveles y con curvas muy cerradas, pasaba por varias urbanizaciones con límite de velocidad muy bajo y badenes. Esto le hizo tardar el doble en ese trayecto que en todo el resto del recorrido.

Concluido el negocio a plena satisfacción, nuestro protagonista se ve obligado a recorrer el mismo camino en el transcurso de un año un sinnúmero de veces. Cuando pasan los primeros meses, se decide a probar un camino nuevo de vuelta, ya que ha visto un indicador a la capital y piensa, podría ahorrarle algo de tiempo sobre el trayecto de la “maquinita”. No sólo no encuentra el deseado ahorro de tiempo sino que se pierde y se le hace de noche sin saber dónde se encuentra.

Escarmentado, sigue por el viejo camino conocido hasta que un buen día se le ocurre preguntarle a gente del pueblo que ha ido conociendo, cuál sería el mejor camino para llegar. Le indican varios, pero tres coinciden en que si en vez de salir en la autopista por donde siempre, va por la siguiente salida, llegará a una carretera recta y llana, directa a su destino.

Al recorrer unos pocos kilómetros más evita completamente el desmonte con urbanizaciones que ha estado recorriendo todo este tiempo. Aún así, José Luis duda del consejo, le parece demasiado bonito para ser cierto, hasta que se decide a probar harto de hacer hora y media para tan poca distancia.

Efectivamente, siguiendo las indicaciones recibidas, se encuentra con que tarda la mitad que yendo por el camino “de siempre”. Pero ¿qué ocurre con nuestro protagonista? ,¿está contento por haber solucionado el problema? Pues no, está enfadadísimo, ¿cómo ha podido perder tanto tiempo pasando por encima de un obstáculo, que yendo un poco más lejos podía haber evitado?.

Luego, pensándolo mejor llega a varias conclusiones, como las siguientes:

Se fiaba demasiado de la “maquinita GPS”, a pesar de ver el camino tan malo que le había elegido.

Que para una vez que se atrevió a cambiar de ruta, se vio perdido y no quiso verse de nuevo en esa situación.

Que siempre llevaba demasiada prisa para preguntar, a pesar de ir con tiempo de sobra.

Que tampoco estaba dispuesto a escuchar y que de hecho, le costó probar la recomendación que le habían hecho.

Y que incluso habiéndolo comprobado, le costaba reconocer que se había equivocado durante tanto tiempo.

 

¿Y nosotros, que podemos sacar en consecuencia de la historia de José Luis?

(*) Los mapas son bidimensionales, cualquier Plan de Negocio también lo es. Los obstáculos que puedes encontrar sí son tridimensionales, y no son evidentes hasta que llegas a ellos y ves su complejidad.

(*) Cuando una dificultad se revela demasiado engorrosa en términos de tiempo, de dinero, o de resultados demasiado escasos, para el esfuerzo que supone superarla, es el momento de buscar ayuda.

(*) Para solucionar un problema, en primer lugar, hay que identificarlo como tal. Hasta que no consideres la necesidad de arreglarlo tampoco serás capaz de demandar ayuda.

(*) Que en muchas ocasiones sigues el camino que ya sabes, y no te atreves a experimentar cosas nuevas, ya que el riesgo te parece mucho mayor que el posible beneficio. Si has tenido una mala experiencia todavía te resulta más difícil.

(*) Cuando dijo que quería cambiar, eso dio pie a que le aconsejaran, pero de todas formas no se sentía tan mal como para intentarlo.

(*) La importancia de generar opciones nuevas, por ejemplo, tal vez podría seguir teniendo un excelente contacto con su cliente por medios electrónicos y rebajar en gran medida sus visitas “presenciales”.

(*) Que lo más importante es saber qué es lo que quieres conseguir, la meta a alcanzar, puesto que sabiendo el destino, puedes variar la ruta lo que haga falta para hacerla más fácil, cómoda y segura.

(*) Que si te equivocas no pasa nada, es más importante encontrar una manera mejor de hacer las cosas que “tener razón”, si te empeñas puede salirte muy caro.

 

En resumen, cuando te encuentras con dificultades importantes en el camino a la meta que te has propuesto, sacar adelante tu negocio, enfocar lo que quieres conseguir puede ayudarte a ampliar opciones, y si lo ves necesario, pedir ayuda. En caso contrario puedes encontrarte intentando perforar la enorme piedra que te has encontrado en vez de rodearla, o por qué no, incluso cambiar de camino, tú eres libre de elegir por dónde vas a conseguirlo. “Caminante, no hay camino, se hace camino al andar”.

¿Recuerdas una situación similar? Si te ha gustado el artículo, por favor, compártelo.

About the Author:

Hola, soy Mª Angeles González, Economista y Coach Financiero. Tras 30 años de experiencia en el sector, ayudo a emprendedores a que su dinero trabaje a su favor, con un método flexible y eficaz. ¡Avanza! No es cambiar, es crecer.

Deje su comentario

En cumplimiento de lo que se dispone en el artículo 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, MAGCOACHING.ES te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario se recogerán en ficheros cuyo responsable es Mª ANGELES GONZÁLEZ GARCÍA.

La recogida y tratamiento de los datos personales tiene como únicas finalidades gestionar consultas, solicitudes o suscripciones generadas a través del Sitio Web magcoaching.es, controlar el cumplimiento del Usuario de estas condiciones y cumplir nuestras obligaciones legales.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de sus datos personales, en los términos y en las condiciones previstos en la LOPD dirigiéndote a la dirección info@magcoaching.es indicando en asunto: PROTECCIÓN DE DATOS.