Cómo cerrar un mal negocio sin morir en el intento

Coaching Financiero Para Emprendedores

Cómo cerrar un mal negocio sin morir en el intento

No quieres ni pensar en semejante posibilidad, igual que el que se resiste a hacer testamento, tienes una especie de sentimiento mágico de que así lo que temes nunca ocurrirá.

 

Cuando inicias un negocio tienes la posibilidad de no acertar, de que no consigas que salga adelante y cerrar la persiana y dedicarte a otra cosa.

 

En realidad, tan importante como el plan inicial de inversión, es también el plan de salida en caso de que no consigas los resultados que esperabas. Pero para ponerlo en marcha lo primero es,

 

SABER QUE ES UN MAL NEGOCIO

 

Puedes calificar como malo, o no lo bastante bueno, al negocio que presente estas características:

 

1. Indicador de mantenimiento.

 

No consigue al menos autofinanciarse de forma sostenida en el plazo de tiempo que te propusiste. Puedes hablar de que cada tres meses te toca poner dinero el cuarto y no de la empresa, sino de tus reservas.

 

Al principio habrá un periodo de arranque, pero una vez que tienes clientes de forma recurrente, los aportes monetarios necesarios para el gasto corriente deberán salir de manera sistemática del propio negocio.

 

Y por qué no es bueno, porque si ya estabilizado ni siquiera es capaz de mantenerse, el menor percance, cualquier parón en conseguir clientes, o bajada de ventas acabará con la actividad y además con tus ahorros.

 

Lo puedes considerar un hobby muy caro.

 

 

2. Indicador de crecimiento.

 

También puede ocurrir que sí se estabilice, pero que los beneficios que consigas sean muy escasos, no te permitan hacer nueva inversión si fuera necesaria y no se observa mejora probable a medio plazo.

 

En ese caso, puedes estar instalado en el autoempleo, y aunque puedas considerarlo suficiente por el momento, si no cuentas con recursos adicionales también es muy frágil.

 

A veces la mejora de la rentabilidad pasa por buscar ayuda para solucionar fallos de mala organización, distribución o finanzas, porque la idea inicial puede ser buena pero no consigues sacarle todo su potencial.

 

Si aún así no consigues mejoras significativas, hay que aprender de lo que pasó y reducir las pérdidas. Y ¿cuándo tomar esta decisión?

 

 

ANTES DE EMPEZAR, HAZ CUENTAS PARA VER DONDE PUEDES LLEGAR

 

El dinero que tengas encima de la mesa cuando empiezas, más el que el negocio va produciendo, te va a permitir una red de seguridad en el tiempo.

 

Tienes que tener mucha claridad para saber hasta dónde puedes llegar. Cuando el negocio presenta los síntomas que ya he detallado, llega un momento en que, o pides dinero a otras personas u otro tipo de préstamos, o no puedes seguir.

 

De un hoyo no se sale cavando más hondo. Es el momento de dejarlo y no continuar a base de deudas, lo que puede hacerte desaparecer del mapa económico y no poder volver a intentar jamás empezar un nuevo negocio.

 

 

RECUERDA, ES UNA FORMA DE VIDA, NO JUGAR A TODO O NADA

 

Un negocio no es un juego, pero tiene un fuerte componente emocional. No se invierte sólo dinero, sino esperanzas y sueños. La equivocación reside en que no se trata de renunciar a éstos últimos, sino aceptar que por el momento, y de esa manera concreta, llevando a cabo esa idea específica no ha sido posible conseguirlo.

 

Pruebas, y si no lo consigues a la primera, lo intentas más adelante con otra hasta que encuentres la que a ti te funciona y te satisface en todos los sentidos, personal y económico.

 

Esta posibilidad es la que queda cerrada si te arruinas y sigues metiendo dinero en algo que ya estás viendo con claridad que no te ha salido bien.

 

Lo que te frena es “ya he invertido tanto tiempo y tanto dinero en esto”, y odias la sensación de pérdida, cuando a cambio has aprendido que “ya sé qué es lo que no funciona, lo haré de otra manera hasta conseguirlo”.

 

Es la misma sensación que si compraste acciones muy caras, cuando van cayendo te digas, “ya se recuperará”, “hay que saber esperar” y muchas veces perderlo todo. La diferencia es que no se trata de perderlo todo, sino de quedarte además sin posibilidades para el futuro, con deudas y problemas.

 

 

Y POR ULTIMO, NO DEJES MUERTOS Y HERIDOS POR EL CAMINO

 

Si tomaste la decisión de dar por terminado el negocio que no funciona, una vez que has apurado el tiempo y el dinero que te pusiste de límite es muy importante dejar solucionados todos los asuntos pendientes.

 

Paga todas las facturas, termina todos los proyectos, cumple con todas tus obligaciones legales y no dejes temas sin resolver, porque menuda gracia que a la vuelta de uno o varios años encima tengas historias con la Agencia Tributaria, con la Seguridad Social, o con algún proveedor que le quedó algo por ahí rodando.

 

En resumen, para cerrar un mal negocio sin morir en el intento es recomendable:

 

. Tener un plan de hasta dónde puedes llegar con el capital de que dispones.
. Controlar si ganas o no el dinero suficiente para mantenerte en el tiempo.
. Pedir apoyo para establecer acciones correctoras y ver si dan resultado.
. Si no lo dan, darlo por terminado, aprender de la experiencia y no endeudarse para continuar a toda costa.
. No dejes asuntos pendientes, ni económicos, ni legales, hay flecos que pueden dar mucha guerra.

 

Recuerda, lo importante es seguir vivo para luchar otro día! Y aunque suene muy bélico, en este caso una retirada a tiempo es una victoria, así de una forma u otra conseguirás ganar la guerra.

 

Y tú ¿qué opinas? Puedes conseguir una sesión de auditoría gratuita aquí.

 

2017-05-22T08:10:57+00:00 Etiquetas: , , , , , , |

About the Author:

Hola, soy Mª Angeles González, Economista y Coach Financiero. Tras 30 años de experiencia en el sector, ayudo a emprendedores a que su dinero trabaje a su favor, con un método flexible y eficaz. ¡Avanza! No es cambiar, es crecer.

Deje su comentario

En cumplimiento de lo que se dispone en el artículo 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, MAGCOACHING.ES te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario se recogerán en ficheros cuyo responsable es Mª ANGELES GONZÁLEZ GARCÍA.

La recogida y tratamiento de los datos personales tiene como únicas finalidades gestionar consultas, solicitudes o suscripciones generadas a través del Sitio Web magcoaching.es, controlar el cumplimiento del Usuario de estas condiciones y cumplir nuestras obligaciones legales.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de sus datos personales, en los términos y en las condiciones previstos en la LOPD dirigiéndote a la dirección info@magcoaching.es indicando en asunto: PROTECCIÓN DE DATOS.