Con mucha diferencia, uno de los temas que más te estresan cuando tienes un negocio, hasta que te acostumbras, porque no te queda más remedio, es a que cada mes tienes diferentes ingresos, y no tienes ninguna seguridad que porque un mes haya sido bueno, el siguiente lo vaya a ser.

Aunque parezca que se debe a la “suerte”, existe un componente predecible en cualquier actividad, que te va a ayudar a reducir este estrés.

Y no es simplemente vender más, sino averiguar cuándo y qué vender.

¿Y CUAL ES?

La estacionalidad de tu actividad. Es evidente que si te dedicas a los helados en verano, el vender castañas en invierno estabilizará tus ingresos.

Pero esto pasa igualmente en actividades que no son aparentemente tan estacionales.

Muchas actividades profesionales y de servicios, como formación en la propia empresa,  servicios informáticos de distintas clases, temas legales y fiscales, contabilidad, publicidad de diferentes tipos y en distintos canales … por poner distintos ejemplos, depende de la empresa que las contrata y de sus presupuestos anuales.

A veces ni siquiera contrata directamente sino que utilizan los servicios de consultoras o subcontratan a terceros que les busquen quien les facilite el servicio. Esto es así cuando más grande es la empresa.

En otros tiempos tenían su propio personal haciendo muchas de estas tareas, pero ahora las “sacan fuera” lo que llaman externalización.

Cuando ofreces servicios de este tipo, tienes que saber que hay momentos en el año, tan estacionales como las cosechas, que es cuando entras o no a cotizar y conseguir trabajar para dichas empresas.

En el caso de la formación, cada año tienen un presupuesto dedicado a la misma, se suele aprobar el mes de diciembre para entrar en vigor al año siguiente.

Si te apareces en septiembre u octubre con una oferta, que parece lógico puesto que empieza el año académico, las opciones de que consigas un proyecto, por bueno que sea no son demasiadas.

Si hablamos de asuntos de contabilidad, nadie va a cambiar de asesor cuando está a punto de liquidar impuestos, o de hacer los cierres y depósitos de cuentas, conseguir trabajos de este tipo en mayo, o en noviembre, será bastante complicado.

Al final, te ves obligado a entrar en la rueda de  “me dan trabajo” cuando te llamen, igual que los temporeros de la aceituna y las fresas, por muy diferente que pueda parecer.

 

Y COMO SE PUEDE CONSEGUIR ESTA INDEPENDENCIA

 

No se trata de no trabajar para estas empresas, sino de no depender exclusivamente del trabajo que te dan.

Por ejemplo, en el caso de los formadores, puedes estar trabajando para diferentes empresas a través de consultoras, o bien directamente.

Si no consigues suficientes proyectos, no sabes qué vas a ganar, y vives en la incertidumbre.

Si completas con tus propios talleres, tus propios clientes directos, tus propios cursos, ya sean presenciales o por Internet, estás tomando control de tus ingresos, no dependerán del “tiempo” que haga, o de los presupuestos de recursos humanos.

Si te dedicas a la publicidad, las campañas van a ciertas fechas, dependiendo de la estación, del producto y del medio de comunicación.

Procura tener más de una línea de servicio, de forma que al final, sea como el helado y las castañas, que se complementen, que cuando uno falte, tengas el otro.

 

En resumen, para conseguir que tus ingresos sean más predecibles y estables tienes que tener en cuenta:

(*) Que cuando trabajas para empresas medianas y grandes, tienes fechas en el año en las cuales se centran los nuevos proyectos que puedes obtener.

(*) Que fuera de esas fechas, es difícil y complicado conseguir nuevos proyectos.

(*) Que no pongas todos los huevos en la misma cesta. Para estabilizar tu negocio puedes tomar dos acciones:

  • Dirigirte al cliente final, con otra línea de servicios que controles cuándo realizas y complete tus periodos de menos actividad, consiguiendo ingresos en esos momentos.
  • Dentro de los servicios que ofreces, estudiar los que puedan ser complementarios en cuanto a las fechas de contratación y el momento de prestarlos. Así tendrás más continuidad en actividad y en ingresos.

Y tú ¿qué opinas? ¿tienes alguna experiencia parecida? Puedes dejar aquí abajo tu comentario, y si te gustó comparte, gracias.

Fotografía: Vía Shutterstock