¿Cómo encuentras una “buena” oportunidad para invertir?

Coaching Financiero Para Emprendedores

¿Cómo encuentras una “buena” oportunidad para invertir?

Estamos en un proceso de cambio en todos los sectores económicos, variando entre la adaptación al ritmo de los tiempos y las nuevas tecnologías, y la creación de conceptos nuevos y radicalmente diferentes de negocio.

En los primeros podemos encontrar las nuevas formas de saltarse intermediarios de la agricultura, venta del árbol a la mesa, o las ventas de “box” de experiencias como relanzamiento de los servicios turísticos.

Entre los segundos la aparición de nuevos mercados que no existían antes, como los servicios en la nube y tantos relacionados con compartir servicios a través de las telecomunicaciones. Ya comenté en otro post la evolución de los tiempos para elegir una actividad que tenga futuro, tanto por su posición en su ciclo de vida, como por el ciclo económico en que nos encontramos.

Frente a lo muy novedoso, de forma natural adoptas una de estas tres posiciones:

(*) El “early adopter”, el primero de la fila,  que se tira de cabeza hacia cualquier novedad que le resulte interesante, esto puede verse con claridad en el sector de la tecnología, son los que siempre compran lo último de lo último, aunque no esté suficientemente testeado.

(*) El “tradicional” que piensa que lo que estaba haciendo hasta ahora estaba bien y en eso de cambiar por cambiar, los experimentos “con gaseosa”.

(*) Y el que, reconociendo la necesidad, y también muchas veces, lo inevitable del cambio, negocia y solicita más información y adaptación en lo posible a sus circunstancias.

Y ¿qué influencia tienen estas maneras de pensar en cuanto a las inversiones?

Cuando tienes tu propia empresa, lógicamente una parte muy importante de tu esfuerzo y de tu capital se encuentra en ella. No obstante, también es lógico que tengas cierto grado de diversificación en tus ahorros. Es aquí cuando entra en juego la atracción de las “oportunidades de inversión”.

Las posiciones antes mencionadas se suelen traducir en:

(*) El “arriesgado”, todo bolsa, “que a largo plazo no pierde nunca”, países emergentes, divisas. Nunca tiene la idea de perder, aunque ha de tener claro que puede perderlo todo. También va con cierta idea de dar el “pelotazo”.

(*) El “mitad y mitad” Algo de bolsa, algo de renta fija, algún plazo. Quiere mover algo sus ahorros, pero sin jugarse el “corazón” de los mismos. Tiene claro que sólo puede “invertir” de forma más arriesgada aquello que pueda permitirse perder.

(*) El “tradicional” plazos fijos y ya, sin darse cuenta también pierde, ya que al negarse completamente a mover el dinero la inflación se va comiendo sus ahorros. Estando como estamos en España en un entorno con baja inflación, esa pérdida se ralentiza.

En este momento tenemos además un efecto ”tipos de interés bajos” que está procurando empujar al ahorro conservador, que en muchos casos no puede permitirse pérdidas, hacia la bolsa y otros mercados.

Hablo de la renta fija a largo plazo (que tiene sus propios riesgos) y otro tipo de “oportunidades”, que son arriesgadas y cuyo comportamiento no está resultando demasiado predecible, ni siquiera para los expertos.

Es lo que se ha dado en llamar la “represión financiera”. La gente necesita que sus activos financieros produzcan y los mercados quieren canalizar esa necesidad hacia los productos con riesgo.

Hay ciertas reglas, algunas escritas y otras no, en lo que se refiere a dichas “oportunidades”:

1. Si algo parece demasiado bueno para ser verdad, seguramente no lo sea. En este caso es de aplicación lo de “la avaricia rompe el saco” y “no hay duros a peseta”. Las estafas piramidales tipo Madoff, se basan en esta “ansia” de dar el “pelotazo”, y de ser “más listos que nadie”. Sigue funcionando la misma combinación de avaricia e ignorancia propia del antiguo timo del “tocomocho”. Incluso en algún caso que el negocio ha resultado ser bueno, pero empieza a perder lógica, y se hincha “como una burbuja”, es el momento de dejarlo y que “la última peseta la gane otro”. Esto ocurrió en los años dorados de la venta de pisos.

2. Un accionista minoritario en una sociedad es alguien que corre el riesgo, sin controlar la marcha del negocio. Un gran minoritario, simplemente es alguien que arriesga todavía más y sigue sin tener poder ejecutivo. Nada de situarse con un 49% frente a un 51%. Salir de un negocio con esta participación por discrepancias es receta fija para que no te paguen ni lo que metiste. Ya ni te cuento si se trata de empresas con estructura familiar de propiedad en donde estás de “capitalista”.

3. Los sectores económicos “muy nuevos”, salvo que los conozcas de primera mano y en profundidad, no han demostrado nada en términos de rentabilidad, suelen basarse en planes “sobre el papel”.  Si lo que quieres es sacar una rentabilidad a tus ahorros y no jugarlos a la lotería, este tipo de inversión es para los “business angels”, que se dedican a eso profesionalmente, y aún así salen escaldados muchas veces.

Warren Buffet decía que los buenos negocios “son aburridos”, qué tiene de interesante invertir en compañías consolidadas y con una trayectoria establecida en el mercado.

Muchas veces percibes la información económica de forma sesgada. Te fijas en las buenas noticias de la empresa de moda, y las malas se disimulan y apenas se publican. El que invierte ha de fijarse en las noticias malas de las empresas que parecen tan buenas y también en las noticias buenas de empresas aparentemente malas.

Respecto a cuánta información es necesaria, Peter Lynch, otro célebre gestor de fondos, ya comentaba que:

Las acciones son partes de una empresa, y sólo tienen un motivo real para oscilar, la mejor o peor gestión, y cuando son pequeñas y crecen para ser grandes. Es el estudio de la empresa en sí misma y cuáles son sus características, la que dará la medida de su potencial, sobre el escenario geográfico y temporal en el que se ubica.

Nunca inviertas en una idea que no puedas explicar con lápiz y papel tras haberte informado. Las explicaciones demasiado complejas implican negocios poco claros, y no necesariamente beneficiosos.

Al final, va a resultar que el que va a sacar mejor partido a sus ahorros es el que conserve liquidez suficiente para cuando aparezcan las verdaderas oportunidades, algunas de las incertidumbres actuales se despejen y vaya ganando la posición “quiero más información” antes de invertir. Los riesgos resultan más controlables si le dedicas el tiempo suficiente a recibir las señales de alerta disponibles para ver las tendencias. Una buena información no puede protegerte al 100%, pero dejarse llevar por la “última moda” en materia de inversiones puede costarte muy caro.

Por otra parte, para tomar decisiones correctas, en todos los aspectos, los seres humanos oscilan continuamente entre dos potentes motivaciones, ya descritas por Abraham Maslow, la seguridad, alejarse del riesgo, frente al crecimiento, ir hacia el riesgo y es un auténtico desafío mantener cierto equilibrio entre ambas en estos tiempos que nos ha tocado vivir, especialmente en temas de ahorro e inversión.

Y tú ¿qué opinas? ¿nos hace falta una buena bola de cristal, viendo como están las cosas últimamente? Si te gustó el post compártelo por favor.

About the Author:

Hola, soy Mª Angeles González, Economista y Coach Financiero. Tras 30 años de experiencia en el sector, ayudo a emprendedores a que su dinero trabaje a su favor, con un método flexible y eficaz. ¡Avanza! No es cambiar, es crecer.

5 Comentarios

  1. Alvaro 16 julio, 2014 en 14:38- Responder

    Excelente post Mª Angeles!

    La verdad es que podrías poner una categoría más, que es la mía: no hago nada, porque no tengo ni idea.
    Personalmente tengo buenos ahorros por mi trabajo anterior, pero la falta de conocimientos mezclada con que me supera un poquito estos temas, me hace no tomar acciones…

    Seguiré leyéndote para seguir aprendiendo!

    Un saludo,

    Álvaro

    • Mª Angeles González 20 julio, 2014 en 18:49- Responder

      Gracias Alvaro, iré dando más ideas próximamente para los interesados!! de todas formas más vale no invertir sin estar razonablemente bien informado, en eso aciertas del todo. Saludos cordiales.

  2. Angel Almaraz 20 julio, 2014 en 23:38- Responder

    Muy bueno el post, Mª angeles.

    Personalmente no tengo problemas de inversiones, total, no tengo nada para invertir.
    Pero si, reconozco que no es nada fácil esto de las inversiones, y encima con lo que cuesta ganar no es de buen gusto perder parte de tus ahorros de la noche a la mañana.
    Esta entrada invita a la reflexión, me gusta.

    Un abrazo

    • Mª Angeles González 21 julio, 2014 en 13:26- Responder

      Gracias Angel, el caso no es que sea mucho o poco, sino que es tuyo, y con lo difícil que es juntarlo, no están las cosas como para perderlo. Un cordial saludo.

  3. […] se te ve con dinero “fresco”, no se sabe cómo, empiezan a surgirte interesantes “oportunidades de inversión“. Tienen varias características […]

Deje su comentario

En cumplimiento de lo que se dispone en el artículo 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, MAGCOACHING.ES te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario se recogerán en ficheros cuyo responsable es Mª ANGELES GONZÁLEZ GARCÍA.

La recogida y tratamiento de los datos personales tiene como únicas finalidades gestionar consultas, solicitudes o suscripciones generadas a través del Sitio Web magcoaching.es, controlar el cumplimiento del Usuario de estas condiciones y cumplir nuestras obligaciones legales.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de sus datos personales, en los términos y en las condiciones previstos en la LOPD dirigiéndote a la dirección info@magcoaching.es indicando en asunto: PROTECCIÓN DE DATOS.