Comprar coche nuevo o la carroza de Cenicienta

Coaching Financiero Para Emprendedores

  • comprar coche nuevo

Comprar coche nuevo o la carroza de Cenicienta

El momento de comprar un nuevo coche ha llegado. El anterior está cascado y te resulta completamente imprescindible para trabajar.

No te puedes permitir estar parado por falta de transporte. Tienes que tomar una decisión: ¿compras coche nuevo o prefieres la carroza de Cenicienta?

 

¿Y QUE SIGNIFICA ESTO?

 

El desembolso que requiere la adquisición de un coche es importante, y sin menospreciar el componente de inversión cuando se dedica a un negocio, no deja de ser algo que “se consume”.

 

También cuando tienes un negocio, está el tema fiscal, tus amigos y conocidos te dicen qué suerte, que “la empresa compra el coche y tú encima te desgravas”.

 

Por ese motivo, te dirán que es mejor que lo financies, aunque también tal y como están las cosas, prefieres aunque tengas el dinero, conservar la tesorería.

 

Si te decides a financiarlo, puedes contemplar tres posibles alternativas:

 

PRIMERA: Financias total o parcialmente su adquisición, para ello solicitas préstamo bancario, o de financiera de la propia marca del vehículo.

 

El préstamo bancario normalmente no asume el 100% de la compra del vehículo. Suele ser un poco más caro que el de la financiera, a cambio tiene menores costes de cancelación anticipada.

 

El préstamo de financiera es más barato, suele cubrir el 100% pero está “blindado” contra el pago de la deuda anticipadamente. O sea, te toca la lotería y quieres pagar el coche de una vez, pues te sale tan caro que mejor lo dejas como está.

 

El vehículo pasa a formar parte de tu activo, y cada año amortizarás la parte correspondiente a su depreciación. La cantidad destinada a amortizar aminora el beneficio, y se considera parte de los gastos corrientes del negocio.

 

 

Las dos opciones siguientes tienen más ventajas fiscales, pero para poder ejercerlas hay que demostrar que se destina a actividades empresariales o profesionales.

 

Si se trata de un turismo, que evidentemente puede ser utilizado para fines personales, habrá que declararlo con esa utilización mixta en la mayoría de los casos, pudiéndose aplicar el 50% de las bonificaciones.

 

Si puedes demostrar que te lo dejas en el garaje de la empresa los fines de semana y vacaciones, que le has puesto el logotipo de la empresa, el modelo es tipo furgoneta, te desgravarías el 100%.

 

 

SEGUNDA: Optas por comprar el coche mediante un LEASING. Es bastante más caro que la financiación directa. Suele incluir el 100% del coste.

 

Consiste en alquilar el vehículo por varios años, con opción a comprarlo al final por un valor residual. Puedes decidir si te lo quedas, lo cambias por otro y vuelta a empezar, o lo devuelves.

 

Ya hemos dicho que es tu coche, que lo usas para todo, en este caso las desgravaciones funcionarían al 50%.

 

Las cuotas que se pagan mensualmente se pueden deducir en el Impuesto de Sociedades o IRPF y el IVA también se puede desgravar.

 

La mayor ventaja fiscal del leasing es no obstante que permite una amortización del activo más acelerada de lo normal, lo cual ayuda a rebajar el beneficio a efectos fiscales.

 

 

TERCERA: Consigues el uso de un vehículo mediante RENTING.

Es un alquiler sin opción de compra, con todos los mantenimientos, reparaciones y seguros incluidos, excepto el combustible.

 

Tiene definidos también cierto número de kilómetros por periodo. Es la opción más cara de todas. Suelen utilizarla empresas con flota de directivos y comerciales que no quieren ocuparse de mantenimientos y gestión de sus coches.

 

La factura mensual es un gasto deducible directo, y el coche NO ES TUYO, NO ES UN ACTIVO.

 

Eso es así a tal punto que no puedes ni ponerle una luna tintada sin permiso de la compañía. Tienes que ir a los talleres que ellos digan, y pagar un complemento si te excedes del kilometraje pactado.

 

Vuelvo a indicar, si eres autónomo sólo desgravas el 50%, ya que salvo que tengas otro coche, o forma de demostrar que es exclusivamente profesional no puedes hacerlo por el 100%.

 

No puedes cancelar el contrato. Da igual la duración pactada, tienes obligación de cumplirla, o abonar una fuerte penalización por cancelación anticipada en función del tiempo restante de contrato.

 

Y cuando termina el periodo comprometido, has vuelto a la casilla de salida, sigues sin coche. Se suelen contratar entre uno y cinco años, siendo cuatro lo más habitual.

 

 

SON TAN ESTUPENDAS LAS VENTAJAS FISCALES

 

El coste de la adquisición es mucho más elevado si utilizas leasing o renting que si lo financias directamente como si fuera cualquier otro activo. Para poder aprovechar las ventajas fiscales tienes que generar bastantes beneficios.

 

Es como si te planteas desgravar por un Plan de pensiones y no tienes que hacer la declaración de la Renta por pocos ingresos. No te van a devolver lo que no generas.

 

 

EN TODO ESTO HAY QUE TENER EN CUENTA QUE:

 

La financiación, de cualquiera de las tres maneras expresadas, ha de ser concedida por entidades financieras, ya sea banco, financiera, compañía de leasing, o de renting.

 

Como cualquier otra operación, los requisitos son que tu negocio tenga el músculo suficiente para hacer los pagos y sea solvente. También si tu empresa es pequeña pueden pedirte avales complementarios.

 

 

Y AUNQUE SEA PARA EL NEGOCIO, NUNCA HAY QUE PERDER DE VISTA LOS DIEZ PUNTOS SIGUIENTES

 

1.  Que tanto su compra, como su uso, como su combustible está fuertemente gravado por Hacienda. Esto significa que en el momento de la compra un tercio del importe que se paga son impuestos.

 

2. Esto da lugar a que un coche recién sacado del concesionario, si se quiere vender, su precio haya bajado un tercio de lo que te costó aunque no tenga uso.

 

3. Si el coche se compra de segunda mano para evitar el sobrecoste mencionado hay que tener en cuenta que tiene que estar debidamente probado, si no lo que te ahorras por un lado irá en reparaciones por otro.

 

4. Conoce cuáles son tus necesidades de transporte ¿cuántas personas van a ir habitualmente en el vehículo? Necesidades de maletero, si dispones o no de aparcamiento y su coste, y cuantos kilómetros vas a hacer al año. Fundamental.

 

5. Si haces más de 20.000 km. Año, te puede convenir un vehículo diesel cuyo combustible es más barato y rinde más por km., pero son algo más caros que los de gasolina.

 

6. Para mantener el coche en buenas condiciones de seguridad y consumo necesita sus revisiones de mantenimiento. En esto lo barato es caro, si se hace preventivo es más económico que esperar la inevitable avería.

 

7. En cuanto al seguro, únicamente comentar que la mayor parte de los seguros a todo riesgo disminuyen mucho las coberturas a partir de los tres años de antigüedad, a partir de ese momento sería mejor un todo riesgo con franquicia o a terceros. Si no estás sobreasegurando el riesgo.

 

8. Un coche no debería financiarse a más de 3 años. Si no estás pagando un coche que ya no vale lo que te queda por pagar, y mucho menos meterlo en la hipoteca.

 

9.  Otra historia típica, lo vendo en tres ó 4 años y así me dan “bastante” por él y cambio a uno nuevo. Es una manera segura de perder dinero, si no lo has acabado de pagar tendrás suerte si te quitas entero el préstamo anterior.

 

10. Elegir un coche mucho más caro de lo que necesitas por “motivos de representación”, si no te lo puedes permitir como particular, tampoco es más accesible porque lo compres como “empresa”.

 

En resumen, comprar un coche nuevo bien elegido según tus necesidades, y financiado según tus cálculos, tiene como resultado que aunque ya esté pagado puedes seguirlo disfrutando bastante tiempo aún, aminorando así tus gastos fijos.

Otro tipo de alternativas como el leasing, pueden ser fiscalmente atractivas, pero dependerá mucho de tus números.

Y si optas por algo como el renting, pensando que así no te estás echando “obligaciones”, te encontrarás con la carroza de Cenicienta, que después de las doce de la noche, desapareció y no quedó ni rastro de ella.

 

Y tú ¿qué opinas? Si te gustó te doy gracias por compartir.

2017-05-22T08:11:02+00:00 Etiquetas: , , , |

About the Author:

Hola, soy Mª Angeles González, Economista y Coach Financiero. Tras 30 años de experiencia en el sector, ayudo a emprendedores a que su dinero trabaje a su favor, con un método flexible y eficaz. ¡Avanza! No es cambiar, es crecer.

2 Comentarios

  1. JOSE MORENO DIAZ 7 Noviembre, 2014 en 19:40- Responder

    Estupendo post Mª Ángeles, todo el mundo empleando aquí unos términos que ni los más cualificados técnicos de la NASA descifrarían, y apareces tu con esta anotación tan sencilla, pero en la que no caen ni los emprendedores ni los que ya son mayores.

    repito, excelente por lo nuevo y lo sencillo que lo has explicado.

    Un saludo y sigue enviando post como este.

    • Mª Angeles González 10 Noviembre, 2014 en 08:59- Responder

      Hola José, es cierto que el lenguaje que se usa para ciertas cosas es bastante oscuro, y no sabemos a que nos comprometemos de verdad. Muchas gracias por los ánimos y me alegro de que te guste.

Deje su comentario

En cumplimiento de lo que se dispone en el artículo 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, MAGCOACHING.ES te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario se recogerán en ficheros cuyo responsable es Mª ANGELES GONZÁLEZ GARCÍA.

La recogida y tratamiento de los datos personales tiene como únicas finalidades gestionar consultas, solicitudes o suscripciones generadas a través del Sitio Web magcoaching.es, controlar el cumplimiento del Usuario de estas condiciones y cumplir nuestras obligaciones legales.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de sus datos personales, en los términos y en las condiciones previstos en la LOPD dirigiéndote a la dirección info@magcoaching.es indicando en asunto: PROTECCIÓN DE DATOS.