Emprendedores. Guía para principiantes (II)

Coaching Financiero Para Emprendedores

Emprendedores. Guía para principiantes (II)

Como ya comentábamos en el post anterior Emprendedores. Guía para principiantes (I) la ilusión de los comienzos a veces ciega para tener en cuenta aspectos vitales que pueden comprometer el éxito de nuestro empeño.

Salvo excepciones, el emprendedor o emprendedora viven en comunidad, ya sea pareja o matrimonio. En ambos casos hay “detalles” que afectarán al núcleo familiar, motivo por el que hay que dialogar y consensuar ciertas “reglas del juego” para no tener disgustos posteriores.

Una de ellas, el compromiso económico que nuestra pareja, ya sea de hecho o de derecho, quiera o pueda asumir de cara al nuevo negocio. Las maneras más habituales en que un emprendedor unipersonal se enfrenta a esta situación son:

Si es pareja de hecho, y funciona como autónomo, no tiene responsabilidad derivada de la actividad económica, o sea, no tiene nada que ver. No obstante, si se posee por ejemplo, una propiedad a medias, o una cuenta corriente a nombre de los dos, se vería afectada si sobre la misma se establece alguna obligación (p.e. un embargo por falta de pago de impuestos), si bien sería en el funcionamiento, no en la parte económica.

Si es matrimonio y tiene régimen de gananciales, el más habitual, en el que toda la actividad económica se reparte por igual para los dos, siguiendo en el caso de autónomo, sería igualmente responsable tanto de los derechos como de las obligaciones que se deriven del negocio. Esto quiere decir que se expone al 100% al resultado del mismo, tanto a favor como en contra.

Teniendo en cuenta lo anteriormente descrito, son muchos los autónomos que optan por dos salidas:

*) La primera de ellas, repartir los bienes gananciales, asignando a su pareja la vivienda familiar, que suele ser el bien más importante para así salvaguardarla de posibles incidencias. Optan a partir de ese momento por el régimen de separación de bienes. Esto es igual que no estar casado a efectos económicos. Los problemas pueden plantearse si más adelante hay alguna desavenencia, puesto que la vivienda ya está asignada como privativa (o sea únicamente suya) a uno de los dos.

*) La segunda es optar por la constitución de una sociedad limitada, ya sea unipersonal, o con otros socios, lo cual tiene por efecto limitar la responsabilidad a los bienes que figuren a nombre de la sociedad.

Cualquiera que sea la decisión tomada, hay un tema muy relevante que tiene que ver con conseguir financiación, especialmente bancaria, que es el de los avales.

Si como persona física no posees bienes a tu nombre, una entidad financiera te va a pedir que consigas avalistas. Es lógico que si la actividad está arrancando o no produce mucho de momento cualquier financiación necesite salvaguarda, la entidad considera que el primero que tiene que creer en su propio negocio eres tú.

Esto significa que, o bien tu pareja con sus bienes (ya sea soltera, o casada en separación de bienes) avala, o bien tú mismo como persona física, si el caso es que constituiste una sociedad limitada para salvaguardar tu responsabilidad.

No hay ningún problema en avalar mientras sea solamente a ti mismo, cambiando mucho el tema si en la sociedad has metido a otros socios, como indico en el caso práctico de Avales. Una regla con excepción. Si tu sociedad incluye a más socios es aconsejable que mejor le “prestes” lo que haga falta, pero no que avales, ya que no vas a poder controlar la evolución en el tiempo de ese aval.

Tiene todo esto que hemos comentado, gran importancia por las consecuencias que se pueden derivar de no tener delimitadas las responsabilidades, pero no es lo único que es aconsejable pactar de cara al entorno familiar.

La otra regla del juego, y no menos importante es incluir a tu media naranja en el Plan de Negocio de tu aventura, para pactar tres cosas que precisas aclarar para tener todo su apoyo:

*) En primer lugar, ser realista con el potencial del negocio, incluyendo la posibilidad de probar varias ideas antes de conseguir que una cuaje. Esto puede ser incluso mientras se mantiene un empleo por cuenta ajena con el fin de ir “haciendo músculo” para poder emprender por cuenta propia.

*) En segundo, tener en cuenta , como comentaba en el post anterior, de dónde va a salir el dinero necesario para sostener a la familia y durante cuánto tiempo se puede “mantener” el negocio sin producir o con muy pocos rendimientos. Este extremo ha de estar muy alineado, puesto que en colaboración las cosas son mucho más sencillas, se pueden ajustar los presupuestos si es necesario con más facilidad e incluso decidir de qué más se puede prescindir si ambos lo consideran preciso.

*) En tercer lugar, definir el objetivo económico a conseguir, así como fijar un plazo para llegar al mismo. No es igual empezar un negocio mientras mantienes otro trabajo, hasta que le ves viabilidad, que si te ha “tocado” un ERE y vas a emprender sí o sí. O si el que no emprende tiene un trabajo más o menos estable por cuenta ajena, o tampoco tiene otros ingresos. Como en un negocio puede pasar de todo, es asimismo aconsejable tener un plan “B” que puede adoptar múltiples formas en función de la familia y de la fortaleza financiera de la misma.

No obstante hay que tener claro que lo importante es que no se acaba el mundo si no se consigue a la primera, pero que siempre es mejor prevenir que eso ocurra, tomándose un tiempo para planificar, no sólo el Plan de Negocio para los inversores o los bancos, sino para tu propia casa. Aunque luego la realidad siempre supera a la ficción, tendrás más flexibilidad para tomar decisiones y sabrás hasta dónde puedes llegar, lo que te aportará claridad y foco en tu aventura. .¡¡Buena suerte!!

About the Author:

Hola, soy Mª Angeles González, Economista y Coach Financiero. Tras 30 años de experiencia en el sector, ayudo a emprendedores a que su dinero trabaje a su favor, con un método flexible y eficaz. ¡Avanza! No es cambiar, es crecer.

Deje su comentario

En cumplimiento de lo que se dispone en el artículo 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, MAGCOACHING.ES te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario se recogerán en ficheros cuyo responsable es Mª ANGELES GONZÁLEZ GARCÍA.

La recogida y tratamiento de los datos personales tiene como únicas finalidades gestionar consultas, solicitudes o suscripciones generadas a través del Sitio Web magcoaching.es, controlar el cumplimiento del Usuario de estas condiciones y cumplir nuestras obligaciones legales.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de sus datos personales, en los términos y en las condiciones previstos en la LOPD dirigiéndote a la dirección info@magcoaching.es indicando en asunto: PROTECCIÓN DE DATOS.