Preguntas Frecuentes

Si ya sabes cómo:

  • Organizarte las cuentas bancarias del negocio.
  • Tienes estimado el tiempo que puedes aguantar sin ingresos (alrededor de dos años), y cómo puedes ajustarte según vaya el proyecto.
  • Y manejas con soltura las cifras de gastos fijos, posibles ingresos y beneficios que tienes que conseguir para que tu negocio sea viable.

En ese caso no te haría falta de momento. Pero la mayoría de los casos que conozco, no dominan toda esta información, imprescindible para salir adelante, ni de lejos.

Para un negocio en fase inicial el tener las ideas claras, le da el empujón que necesita para hacer las cosas bien.

NO es para vender más, no es un curso de ventas.

Sí es para poner buenos precios, calcular bien tus costes y ver dónde puedes ganar más dinero para ti, ahora y en el futuro.

No, con saber sumar, restar, multiplicar y dividir, es más que suficiente. Todo lo que necesitas saber, sin tecnicismos y adaptado a tu situación es lo que vas a encontrar.

Sólo hace falta tener interés y ganas de actuar y ponerte en marcha.

La experiencia demuestra que en un negocio pequeño, el cómo se relaciona con la economía personal, SI tiene todo que ver.

En el análisis previo puede verse hasta qué punto influye una en la otra, y proponer medidas correctoras si es necesario.

A veces es prioritario solamente la parte de la empresa, y eso solo puede verse en el caso concreto, y aunque posible, no es lo habitual.

Cuando hablo de un negocio pequeño me refiero a menos de 3.000.000 euros de facturación y con un máximo de 10 empleados.

Si tienes una empresa y eres su único socio, esto es para ti.

Las medidas correctoras y la planificación futura, para ser efectivas, tiene que ser posible ponerlas en marcha con eficacia y rapidez, lo que es mucho más difícil cuando hay varios socios para ponerse de acuerdo.

Después de muchos años de experiencia trabajando con empresas de muy diversos sectores, resultan mucho más flexibles y tienen resultados más rápidos los negocios comerciales y de prestación de servicios de todo tipo.

Por su estructura, los negocios de fabricación tienen unos ciclos productivos más largos y precisan más tiempo para introducir mejoras significativas, lo que no quiere decir que no se puedan beneficiar de un proceso de estas características.

No tiene nada que ver con un Plan Financiero, ni con un Plan de Negocio. Son unos instrumentos muy válidos, pero suelen confundir más que aclarar, al que tendría que ser su principal usuario.

Desarrollar un Plan de este tipo a varios años vista es algo parecido al cuento de la lechera en una empresa pequeña. Infunde una falsa sensación de seguridad, el que esté por escrito parece que va a ser verdad, y lo cierto es que en cuanto se tropieza con la realidad empiezan las variaciones y ya no te sirve si no eres un profesional del tema.

Estudiando tu situación, evaluamos juntos tus opciones, y valoras qué es lo que prefieres cambiar o no.

En cuanto a bancos, y otro tipo de operaciones, te puedo dar mi opinión sobre los que tengas, y comentarte las opciones que existen en el mercado, con sus pros y contras, a fondo, que para eso tengo mucha experiencia, pero no te voy a recomendar ni entidades, ni productos concretos. La decisión es tuya.

Aparte de realizar un Plan de Acción rápido, con el que empiezas a ver más dinero de inmediato, se trata de que aprendas a ver cuáles son los principales indicadores de que tu negocio va como tú quieres, y saber qué hacer si no es así. Es la forma de evitar errores muy costosos.

No te hablo de contabilidad, sino del dinero que tienes en tu cuenta, de lo que ganas con cada producto, con cada cliente y como afinar tus costes de todo tipo de manera eficaz y sencilla. Podrás pilotar tú solo, y ganar más trabajando menos.

SI, lo que compruebo una y otra vez es cuánto dinero se ahorran mis clientes en cuanto le damos “una vuelta” a su economía doméstica. Poniendo las bases de una relación sana y bien clara entre las finanzas personales y las del negocio, ambas tienen un futuro mucho más brillante.

Coaching

Es un proceso profesional, personalizado y confidencial en el cual el coach, gracias a un valioso conjunto de herramientas, facilita y ayuda al cliente a definir sus objetivos, a explorarlos y generar una evolución desde el lugar donde está para llegar donde quiere ir.

El Coaching Financiero está centrado en el cliente, de hecho se “entrena” para crear tus propias estrategias y decisiones. Se realiza un “autoanálisis” de la vida, las creencias y los valores,  se  relacionan con la situación financiera actual, se definen los objetivos a conseguir y se pone en marcha un plan de acción.

Si necesitas ahorrar más, gastar menos, invertir lo suficiente para conseguir tus objetivos, así como a medio plazo crear tus propias estrategias de inversión sin depender de otros, este es el objetivo del Coaching Financiero.

  • Poseer tu dinero, no que sea tu dueño.
  • A valorar y gestionar tu dinero.
  • Optimizar el destino de tus ingresos sean los que sean.
  • Controlar en qué “Se te va el dinero”
  • Conseguir una estabilidad duradera en tu situación financiera.
  • Estar y sentirte tranquilo y seguro respecto a tu relación con el dinero.

Si lo que buscas es simplemente invertir su dinero en productos financieros determinados, escogidos según los criterios y valores del asesor, sin entender necesariamente qué es lo que éste hace, entonces necesitas Asesoramiento Financiero, no Coaching.

Si eres una persona que quiere conseguir la realización de proyectos pendientes no iniciados, desarrollar tu potencial y habilidades, cambiar de vida, mejorar en tu trabajo, en tus relaciones o en cualquier otro ámbito y consideras que necesitas apoyo profesional para alcanzar tus metas, el Coaching te proporcionará toda una serie de recursos para que puedas conseguirlo.

Cada día nos enfrentamos a más desafíos en nuestra vida diaria, se nos exige ser más productivos, más eficientes, capaces de desenvolvernos en muchos terrenos al mismo tiempo, ser expertos en todo, ser mujeres 10, ejecutivos agresivos, deportistas de élite, etc. ¿Por qué no contar con el acompañamiento de un profesional?

El Coaching es una inversión en uno mismo. Al igual que nos formamos para nuestra carrera profesional, realizamos cursos de los temas que nos interesan, comemos sano, hacemos ejercicio… el Coaching es una formación personal sobre nosotros mismos, que nos proporciona un estilo de vida que perdurará en el tiempo.

A reconocer y potenciar tus habilidades.
A saber qué es lo que realmente quieres respecto a cualquier situación. En muchas ocasiones nos cuesta averiguar lo que realmente deseamos.
A creer en tus posibilidades y atreverte a construir la vida que deseas, generando los cambios necesarios para lograrlo.
A mejorar tus relaciones de pareja para que sean más plenas y auténticas.
A conciliar tu vida laboral y familiar.
A realizar un cambio profesional, emprender un proyecto nuevo o dar un impulso al que tienes.
A explorar tus creencias y valores para saber qué es lo que realmente le da sentido a tu vida, cuál es tu dirección y tu motor.
A ser coherente con tus sentimientos y atreverte a ser tú mismo.

PNL – Programación Neuro-Linguística

La PNL (Programación Neurolingüística) constituye un modelo, formal y dinámico de cómo funciona la mente y la percepción humana, cómo procesa la información y la experiencia y las diversas implicaciones que esto tiene para el éxito personal. Con base en este conocimiento es posible identificar las estrategias internas que utilizan las personas de éxito, aprenderlas y enseñarlas a otros (modelar); para facilitar un cambio evolutivo y positivo.

Tuvo su origen en las investigaciones a mediados de los años 70 de Richard Bandler y John Grinder, auténticos padres de la PNL, que trataban de averiguar por qué determinados tratamientos de tres terapeutas en Estados Unidos (Satir, Erickson y Perls) conseguían mayor éxito que el resto de sus colegas.

Además, la PNL investiga los procesos que hacen que transmitamos nuestra representación del mundo a través del lenguaje. Es por tanto una aplicación práctica que nos permite, mediante técnicas y herramientas precisas, reconocer y desarrollar habilidades para el crecimiento personal y la mejora de las relaciones interpersonales.

El coaching responde a la pregunta fundamental de “¿cómo puedo ser mejor?” Es la misma pregunta a partir de la cual comenzó la PNL.

El coaching se centra en lo que deseas, tu objetivo, y cómo conseguirlo. Te estimula a conocer tus valores y a vivirlos en el logro de tus objetivos. Cuestiona las creencias limitadoras y refuerza las positivas.

La PNL estudia el modo en que estructuramos nuestra experiencia subjetiva: cómo pensamos acerca de nuestras creencias y nuestros valores, cómo creamos nuestros estados emocionales y cómo construimos nuestro mundo interior y le dotamos de significado.
Y aporta por tanto importantes herramientas técnicas al coaching, desde la apreciación de cómo interactúan objetivos, valores y creencias, hasta la mejora en la comunicación a través de las fases del proceso de coaching.

La PNL se puede utilizar para desarrollar de manera rápida y eficaz un proceso de aprendizaje y así superar una situación de estrés, de conflicto, y negociar y solucionar conflictos de manera positiva.
En realidad nos permite mejorar la percepción de las otras personas a quienes tenemos enfrente o a nosotros mismos. Es un complemento en el desarrollo de la Inteligencia emocional.

Comenzó a utilizarse por pedagogos y psicólogos, los primeros para mejorar los procesos enseñanza-aprendizaje, los segundos como una forma de terapia eficaz y rápida. De este modo, la PNL se extendió al ámbito empresarial y al autodesarrollo de la mano de directivos y otros profesionales.

Así, profesionales de otras disciplinas (economía, recursos humanos, comunicación…) la utilizan como herramienta eficaz y de demostrada utilidad en entrevistas personales, comunicación, negociación, etc. La ventaja principal es la capacidad que tenemos para reprogramarnos y superar o afrontar situaciones que en otras condiciones no podríamos: esa es la gran ventaja de la PNL. También es destacable las posibilidades que ofrece para incrementar la capacidad de automotivación.