La inversión en Bolsa es el gran reto que tiene todo aquel que aspira a que sus ahorros no sólo mantengan su valor, sino que tengan ganancias y le ayuden a tener éxito e independencia financiera.

 

La pieza básica de intercambio es la acción.

 

Recuerdo cuando empecé a estudiar estas cosas que la definición era “Acción: parte alícuota del capital social de una empresa”.

 

Más claro, el capital invertido en una empresa está dividido en partes iguales, denominadas acciones. Si la empresa es pequeña esas acciones las suelen tener como mucho dos o tres o varias personas, o poco más. Para cambiar la propiedad tienen que buscar a quién le pueda interesar, no están en mercado.

 

Pero si la empresa es grande y tiene mucho volumen de acciones es muy difícil que esté en su totalidad en manos de pocas personas. Y lo normal para dar liquidez a sus acciones es que se puedan comprar y vender, y cambiar de manos con facilidad, y el mercado donde esto se hace es la Bolsa de Valores.

 

Las acciones tienen dos características importantes:

 

* Son una parte de la propiedad de la empresa, el accionista es propietario, y por tanto tiene derechos en la sociedad, a votar en las Juntas de Accionistas y a participar de los beneficios si los hay.

 

* La rentabilidad de las acciones se materializa en el reparto de los beneficios que la empresa haya tenido en el año, que se denomina reparto de dividendo. Para poder realizarlo, la empresa debe, primero, tener beneficios, puesto que si no gana, nada hay para repartir, y segundo, decidir repartirlos.

 

Aunque lo haya hecho en ejercicios anteriores, nadie puede asegurar que al año siguiente, aunque gane dinero lo vuelva a pagar, ya que puede haber circunstancias como reducir deudas o acometer nuevas inversiones que le hagan cambiar de opinión.

 

 

Y ¿CUALES SON LAS TRES CLAVES PARA INVERTIR CON EXITO EN BOLSA?

 

 

1. DETALLAR TODOS LOS GASTOS Y TENERLOS MUY CONTROLADOS.

 

Para operar en Bolsa, requieres tener abierto un producto en cualquier banco o intermediario financiero autorizado, los especializados en Bolsa se les denomina brokers, que se llama Cuenta de Valores.

 

En esta Cuenta de Valores tendrás anotadas las acciones de tu propiedad, compras, ventas y abono de dividendos. Pero dependiendo de dónde la tengas, los costes son muy variables.

 

Hay dos tipos de comisiones:

 

a) Las de la entidad financiera o intermediaria.

 

Comisión de compraventa de valores.

 

Si las comisiones son demasiado altas en relación a la cantidad invertida en cada valor se comerán nuestra rentabilidad. Varían entre el 0,2 % sobre el importe de la compra hasta un 1%.
Pero cuando se trata de pequeños importes lo que hay que vigilar es la comisión mínima por operación entre los 9 y los 15 euros. Para que una comisión mínima de 10 euros por ejemplo sea razonable (0,5%) tenemos que invertir 2.000 euros por valor.

 

Hay entidades que no cobran comisión mínima sino porcentual sobre cualquier importe, en principio sería la opción más interesante, dependiendo del porcentaje, claro.

 

Comisión de custodia de valores.

 

Puede ser un porcentaje anual sobre el saldo medio de cada título. También un porcentaje al mes sobre el saldo medio de los valores, o mínimos de 3 euros mensuales, que suponen 36 euros fijos al año. Pero si en contrapartida no nos cobran comisiones mínimas de compraventa puede merecer la pena.

 

Algunos intermediarios cobran más en la compraventa y menos en la custodia y al revés. Según la composición y movimiento de tu cartera hay que mirar caso a caso.

 

Comisión sobre el cobro de dividendos.

 

Suele estar incluido en la de custodia, y es raro que se cobre aparte. Pero algunos intermediarios cargan un porcentaje y a veces hasta mínimos, lo que puede resultar ruinoso. Imagina que te pagan 10 euros de dividendo y tienes un mínimo de 6 vaya negocio.

 

b) Las del mercado.

 

En cada operación de compra o venta hay que pagar dos comisiones o cánones:

 

Canon de contratación, dividido en importe fijo y variable dependiendo de la cuantía de la operación. Menos de 300 euros, cargo de 1,10 euros, mayor de 300 hasta 3000, 2,45 euros más 0,024% del importe, y hay otros tramos superiores.

 

Canon de de liquidación, del Servicio de Compensación y Liquidación de Valores. es el 0,0026% sobre el efectivo de la operación, con un mínimo de 0,10 euros y un máximo de 3,5 euros.

 

Estos dos cánones se cobran por la Bolsa y no dependen de la Entidad o intermediario financiero que se utilice.

 

Primera clave: Mantener estrechamente controlados los gastos para operar y elegir bien la opción más económica. Un exceso de gastos destruye totalmente las ganancias de invertir en Bolsa. Aún eligiendo bien los gastos, la cartera mínima en Bolsa tendría que ser de 5.000 euros en adelante, con menos inversión no hay prácticamente ganancias.

 

 

2. ELIGE TU ESTILO DE INVERSION: TRADING Y VALUE INVESTING.

 

Hay dos estilos, incluso les definen como filosofías, de inversión, que utilizan puntos de vista muy distintos, casi opuestos, respecto a las acciones:

 

TRADING

 

La base del trading es aprovechar las diferencias de valoración en el mercado en periodos cortos e incluso muy cortos de tiempo, horas y días. Es invertir a corto plazo.

 

Es a lo que se refiere la mayor parte de la gente cuando se habla de si la Bolsa sube o baja, si hay que aprovechar oportunidades, o salir corriendo si algo pinta feo, hoy compro, mañana vendo, pasado vuelvo a comprar otra cosa.

 

Dónde está la ganancia: en la diferencia entre el precio de compra y el de venta, el margen suele ser pequeño, y el capital tiene que tener cierto volumen para que sea significativo. Utilizan apoyos informáticos y precisan de un flujo de información continua. Su herramienta estrella es el Análisis Técnico.

 

 

Peculiaridades: Para poder tener ganancias sólidas haciendo trading, hay prácticamente que hacer de ello una profesión. Un trader por bueno que sea, no se basa en que siempre acierta, sino en que acierta el número suficiente de veces para que las ganancias sean superiores a las pérdidas. Es una aproximación estadística, incluso conociendo muy bien el mercado.

 

Además ha de tener los nervios muy templados para comprar y vender cuando toca siguiendo una estrategia previa.

 

Para saber más: el Blog de Miguel Illescas, Comprar acciones de Bolsa, un blog excelente para ampliar conocimientos sobre éste y otros temas de inversión.

 

Puedes encontrar un punto de vista más centrado en el control emocional del inversor en el Blog de Germán Antelo, Trading y Coaching.

 

 

VALUE INVESTING

 

La otra cara de la moneda es la inversión a largo plazo, llamada inversión en “valor”, o más conocido como value investing.

 

La base de este tipo de inversión es seleccionar cuidadosamente las empresas en las que se invierte, con criterios de Análisis Fundamental. Se trata de determinar el “verdadero” valor de una empresa y ver si el mercado la está infravalorando.

 

Si es esto lo que ocurre, hay que aprovechar la oportunidad para comprar. La idea es encontrar una “buena” empresa, comprar y no vender, sino dejarla en cartera por muchos años. El ejemplo más seguido de esta forma de invertir es Warren Buffet, que es el gestor de “value” por excelencia.

 

La forma de determinar dicho valor es clásica: Análisis de estados financieros, balance y cuenta de resultados, pago de dividendos, cálculo de ratios, y perspectivas de mercado y económicas generales. También se utilizan técnicas específicas de valoración de empresas.

 

Peculiaridades: La inversión en “valor” implica comprar y mantener durante un largo periodo de tiempo. Vigila sus posiciones en periodos largos, y “pasa” de las páginas salmón diarias, no son sus recomendaciones las que sigue. Aunque sus posiciones son líquidas, se entiende que hay que invertir sin necesidad de utilizarlo en mucho tiempo para poder hacerlo bien.

 

Para saber más: Un blog magnífico y muy entretenido sobre Value es el de Invertir,Bolsa & Dinero, de Lancaster Gate.

 

3. ESTRATEGIAS DE INVERSION.

 

Cualquiera que sea tu estilo de inversión preferido, no conseguirás los resultados buscados si no sigues una estrategia definida.
¿ Y qué es una estrategia?

 

Una estrategia de inversión es una selección de los valores en los que decides invertir, respecto a unos determinados criterios. Estos criterios los habrás determinado de acuerdo con tu estilo, las herramientas que hayas utilizado y los plazos de tiempo que contemples.
Una buena estrategia establece un objetivo de rentabilidad (por ejemplo, superar la rentabilidad del índice Ibex35 en el año en un porcentaje xx), que sólo tendrá probabilidades de alcanzarse si se sigue de forma coherente, ya que hacerlo ayuda a reducir el riesgo de pérdidas.
Ejemplos de criterios que puedes considerar:
Que pertenezcan a un sector determinado, por ejemplo de gran consumo, energético, bancario.
Que tengan una determinada rentabilidad por dividendo (PER), por recursos propios o ajenos.
Que sean de una zona geográfica determinada.
Que pertenezcan a un índice determinado (por ejemplo sólo del Ibex 35)

 

Para saber más: Puedes confeccionar una cartera de valores con uno o con varios criterios dependiendo de lo que busques conseguir.

 

Una muy interesante reflexión sobre estrategias de inversión en Bolsa la puedes encontrar en el Blog de Carlos Torres Blánquez  invertirlowcost.com, donde comenta estrategias para invertir en Bolsa en cantidades relativamente pequeñas.

 

Además de la selección por criterios, también estableces por adelantado precios de referencia para entrar o salir de los valores, y una expectativa temporal de cuánto tiempo quieres mantenerlos.

 

Estas reflexiones se hacen en frío, con ayuda de herramientas y cálculos que ayudan a tener controlada la posibilidad de pérdida. Así se sabe qué hacer cuando hay que tomar decisiones rápidas y se pueden limitar las pérdidas con más garantías.

 

Aún así, son muchos los inversores que se dejan llevar por la corriente y los pánicos por una parte, y la avaricia por otra, llevando al traste en muchos casos la estrategia mejor pensada.

 

En resumen, un inversor en Bolsa con éxito, no es el típico especulador de las películas. Es alguien que se informa y sigue un estilo de acuerdo con su personalidad y es capaz de mantener una estrategia consistente en el tiempo para conseguir sus objetivos de inversión.

 

Invertir con éxito requiere también un control de los gastos importante, y tener claros tus objetivos temporales, si vas a necesitar el dinero a corto, medio o largo plazo.

 

Si además quieres invertir en empresas fuera de tu país, o con una moneda diferente, los costes se disparan, y resulta mucho más económico hacerlo a través de Fondos de Inversión.

 

Recuerda que andar comprando, porque has oído que tal o cual empresa es buena, y con las mismas vender porque ahora dicen que es mala, o que se recomienda vender, sin saber qué es lo que quieres ganar con ello, ni en cuanto tiempo lo vas a mantener, no es invertir, es jugar, y con muchas probabilidades de perder gran parte de lo que juegas.

 

Y tú ¿qué opinas sobre este tema?, puedes dejarme tu comentario aquí.