¿Qué pasa cuando recibes una indemnización? ¿Piensas que, por fin, podrás hacer realidad tu deseo de vivir por tu cuenta? O, por el contrario puede ocurrir que te llene de incertidumbre esta situación. En el siguiente vídeo encontrarás las situaciones más comunes a que da lugar el disponer de una indemnización.

En primer lugar, hay una preocupación importante porque nunca has visto tanto dinero junto, y te pones a pensar: lo tendré que invertir en alguna cosa, te da miedo, te planteas que tendrías que colocarlo en algo, es una duda que me preguntan muchas veces.

 

1. Pregunta habitual ¿En qué lo voy a invertir?

Esta es la contestación, tienes que decidir qué es lo que vas a hacer, si ese dinero te va a servir mientras vives hasta que encuentras otro empleo o bien si montas un negocio.

En el caso de que montes un negocio tienes que tener claro que por un lado hace falta un dinero para ponerlo y por otro lado que tienes que vivir de algo mientras arranca.

La mayoría de los negocios que merecen un poco la pena y que tienen un desarrollo a largo plazo pueden tardar fácilmente en funcionar de una manera estable y continua entre un año y medio y dos años . Este tiempo es lo que tardan hasta que dejan de pedir dinero y empiezan a darlo de una manera estable.

Entonces es importantísimo que ese dinero que tú tienes como respaldo, como colchón, casi como trampolín para continuar, siempre lo tengas disponible. Eso ¿ que significa ?

No lo metas en nada más complicado que en una cuenta remunerada, lo que quiere decir que te paga un tipo de interés por muy bajito que sea, o en un plazo fijo pero que se pueda recuperar en cualquier momento y sin penalización.

Porque si te metes en cualquier otra cosa (producto financiero, fondo de inversión, acciones) mientras no has resuelto tu situación de fondo te puedes encontrar con que hace te falta el dinero y no lo puedes tocar y es una situación que hay que evitar que ocurra.

 

2. Comprando un autoempleo.

En segundo lugar, otra de las cosas que pueden ocurrirte es que pienses que con ese dinero puedes comprarte un empleo. Eso quiere decir que mucha gente coge y se pone “una tienda”.

Lo digo como una expresión muy utilizada, me pongo una tienda, me pongo un bar, me pongo una mercería, una actividad que se entiende que no es muy complicada o con mucho riesgo, con la idea de que ya iré moviendo eso y ya tengo un empleo.

A veces te gastas todo el dinero en montar la tienda, y no dejas suficiente para que funcione o para vivir tú hasta que de verdad arranque, y esto ocurre con mucha frecuencia. Es el resultado de pensar que con instalar el negocio ya el resto se hace solo o casi.

 

3. Cuando no pedir financiación es peor que tener tu propio dinero.

En tercer lugar, comentar que a veces es un problema tener dinero, te puedes encontrar con que no has hecho ni una cuenta, o muy poquitas, o no las adecuadas, y te gastas demasiado dinero en la instalación de ese negocio que has pensado y no dejas nada ni para vivir ni para el funcionamiento financiero del negocio.

Eso no te hubiera ocurrido si hubieras tenido que pedir dinero prestado. Porque curiosamente te dicen : si tienes dinero mejor, así no lo tienes que pedir porque no hay financiación.

Cuando lo cierto es que cualquier ayuda que pidas, cualquier préstamo que pidas o cualquier socio que intervenga te va a pedir que justifiques:

como piensas ganar dinero,
cuánto tiempo vas a tardar
o si eso que vas a hacer tiene futuro

 

y en ese sentido es más beneficioso que perjudicial que alguien te obligue a reflexionar sobre todo eso y muchas veces cuando se coge dinero de una indemnización se gasta directamente y no ha habido un momento de preparación suficiente para asegurar el éxito.

 

En resumen, una indemnización puede ser tu trampolín que hay que pensar muy bien como la administras, porque no necesariamente hay que gastarla toda.

Si te pones a emprender tienes que reservar un dinero para lo que es el propio negocio y otro dinero para vivir mientras empieza a funcionar.
 
Una vez que ya se consiga,  ese dinero lo puedes poner en otras inversiones que tengan otras restricciones de liquidez, pero de entrada tienes que tenerlo a mano porque es lo que te va a ayudar a montarte tu nueva vida de otra manera.

Y tú ¿que opinas?, puedes dejarme tu comentario aquí debajo, y si te gustó comparte, muchas gracias.