Lo que necesitas saber sobre la refinanciación de deudas

Coaching Financiero Para Emprendedores

Lo que necesitas saber sobre la refinanciación de deudas

Un producto financiero “estrella” en el firmamento de las finanzas personales actuales es la reunificación ó refinanciación de deudas. Su atractivo consiste en una importante rebaja de los pagos mensuales, “desahogando” así la economía doméstica. Pero, adelante, veamos gráficamente el desarrollo de esta historia.

Pedro y Laura tienen unos ingresos conjuntos de 3.000 euros al mes. Tienen 900 euros de hipoteca, y 300 de coche. También utilizan una tarjeta de crédito aplazada cada uno, haciendo un total de 3.000 euros entre los dos. Cada tarjeta supone un pago mensual de 200 euros. Una vez descontadas todas estas deudas, la renta disponible es del 47% de lo que ingresan.

De ese 47% y una vez pagados gastos fijos (agua, luz, gas, teléfono, gastos de comunidad, calefacción), que siendo conservadores tasaremos en otros 350 euros, les quedan disponibles para vivir 1.050 euros al mes.

Es en este momento, ya bastante apretados, pero lejos aún de impagar sus obligaciones, cuando “alguien” les ofrece la mágica solución: “Si tenéis piso, podéis refinanciar vuestras deudas.” El acento se pone en que de repente, pasan de pagar 1.600 euros al mes a pagar 750. “Tomar esta decisión es como que te vuelven a subir el sueldo ….”. Ahí queda eso.

Ahora veremos en qué se están metiendo:

Su hipoteca de 25 años ya va por la mitad y sólo le quedan 13, su precio se contrató a Euribor+1,5 (actualmente el 2,05%) y la deuda que tiene pendiente es de 123.500 euros.

La financiación del coche fue de 15.900 euros. El coche lleva dos años de los cinco a los que se financió. La financiera lo contrató a un 5% fijo. En la actualidad queda un pendiente de 10.000 euros.

Lo de las tarjetas es otra historia, como ya comentamos en el post anterior sobre las tarjetas de crédito , la deuda está consolidada y no baja mes a mes a menos que dejen de utilizarlas. La deuda total actual es de 3.000 euros. Aunque no mejoren en el tema de las tarjetas, dentro de tres años bajará su cuota mensual 300 euros y estarán en mejor posición para liquidarla.

¿Qué se está planteando exactamente?

La refinanciación consiste en hacer una nueva hipoteca sobre la vivienda incluyendo en la misma todas las deudas a corto plazo. Como es para refinanciar deudas se hace una nueva operación en su totalidad, o sea que se cancela la anterior y se hace otra por el nuevo importe.

Importe: 140.500. Cómo se calcula el mismo:  Pago pendiente de la hipoteca actual 123.500 + pago pendiente del coche 10.000  + pago pendiente tarjetas 3.000 euros , total: 136.500 euros que es lo que debíamos hasta ahora.

A lo que habrá que añadir no menos de 4.000 euros de gastos (impuestos + notaría + registro+ comisión de apertura de 500 por lo menos). Estoy siendo comedida en cuanto a gastos ya que no supongo siquiera la comisión que puede llevarse el intermediario (no el banco) por inducirte a realizar esta “ventajosa” operación, que puede oscilar entre el 1 y el 3% del capital de la operación por lo menos.

En resumen: Hipoteca de 140.500 euros, contratada a 25 años, con un nuevo precio actualizado de Euribor + 3,5% (4,05%). Cuota mensual de amortización 750 euros.

Dónde están las diferencias:

Hipoteca: 123.500 euros de capital + 17.291 de intereses.
Coche: 10.000 euros de capital + 789,52 de intereses.
Tarjetas: 3.000 euros de capital  + un estimado de 3 años de intereses de 1.800 euros.

Total deuda actual: 136.500 COSTE TOTAL INTERESES ACTUAL: 18.260 EUROS. TÉRMINO 13 AÑOS.

Nueva deuda:

Hipoteca: 140.500 euros. NUEVO TOTAL DE INTERESES: 83.148,54 EUROS. TERMINO 25 AÑOS.

O sea, un pan como unas tortas, que se diría castizamente.

El siguiente riesgo que corren nuestros protagonistas es el de sentirse nuevamente tan “desahogados” que empiecen a contraer nuevas deudas a corto plazo. Esta “estupenda” operación no se puede repetir de nuevo con la facilidad de una tarjeta de crédito y probablemente puedan llegar a poner en peligro su vivienda.

En conclusión, no hay atajos para superar ordenadamente una situación financiera que puede complicarse, es como tomarse un tranquilizante para salir a hablar en público, te tranquiliza sí, pero también te deja atontado y sin reflejos. Aplicar el sentido común y aprender de la experiencia, si uno se siente agobiado, ya sabe lo que no tiene que hacer para que no se repita nunca más. ¿Conoces algún caso parecido? ¿y tú que opinas?

 

About the Author:

Hola, soy Mª Angeles González, Economista y Coach Financiero. Tras 30 años de experiencia en el sector, ayudo a emprendedores a que su dinero trabaje a su favor, con un método flexible y eficaz. ¡Avanza! No es cambiar, es crecer.

6 Comentarios

  1. José Carlos 12 enero, 2014 en 19:51 - Responder

    Es el claro ejemplo de las cómodas cuotas sin considerar el tiempo ni los intereses totales que se paguen al final. Pedro y Laura deberían dejarse de refinanciaciones y concentrarse en revisar sus gastos y su porcentaje dedicado al ahorro para liquidar cuanto antes la tarjeta de crédito y el coche. Solo con eso ya vivirían bastante más tranquilos 🙂
    Estupendo el post, sobre todo el resumen final con el impacto real de la nueva deuda!!

  2. Mª Angeles González 13 enero, 2014 en 06:07 - Responder

    Muchas gracias, de eso se trata, de bucear en las profundidades de las ‘soluciones fáciles’, que quede claro dónde está el truco!! Saludos cordiales.

  3. Joan G 21 febrero, 2014 en 13:32 - Responder

    Esta es una clara receta de café para todos. Hay que ver cada caso particularizado Es una animalada lo que has expuesto.

    En primer lugar les quedaría una renta disponible de 1050 euros, un 35% de los 3000 euros, se debería conocer cuantos de ellos necesitan para el resto de gastos del mes, comida, ropa, colegio, gasolina, ….)

    Si sobra algo, la solución es fácil con un préstamo personal sólo para el importe de la tarjeta o englobar también el préstamo personal.

    Si hacen un préstamo personal por 14000 euros (10000 préstamo vigente, 3000 de las tarjetas y 1000 tirando alto para gastos varios) Un préstamo 14000 euros/ 5 años / 20% la cuota es de 371 euros. Con lo que quedarías los pagos siguientes:

    – Hipoteca: 900 euros
    – Préstamo: 389 euros
    =========
    Total 1289 euros ( Cancelado el préstamo de los 10000 euros, cuota 300 euros y los 3000 de las tarjetas 200+200 euros 400 euros de cuotas entre ambas)

    La renta disponible sería 1711euros/mes (3000-1271 euros), lo que habrían alcanzado una disponibilidad muy holgada del 57% de los ingresos.

    La hipoteca no la hemos tocado por lo que la cuota que les quedará a los 5 años serán los 900 euros, lo que supondrá renta disponible del 70% si los intereses son los mismos. En tu caso les has incrementado el diferencial para toda la hipoteca, y es posible que una subida de tipos de interés posterior les deje igual que estaban al refinanciar.

    La solución que has planteado se debe aplicar cuando la renta disponible es mucho menor o incluso cuando los pagos son mayores a los ingresos, si la refinanciación les ofrece una solución aceptable, más renta disponible al mes.

  4. Mª Angeles González 22 febrero, 2014 en 20:01 - Responder

    Hola Joan, en primer lugar muchas gracias por tu extenso y trabajado comentario. En segundo lugar, estoy completamente de acuerdo contigo. La situación expuesta no es ni mucho menos extrema y admite muchos matices para resolverla. En realidad el post quiere poner de relieve que se están comercializando activamente cierto tipo de “servicios financieros” dirigidos no precisamente a quienes más endeudados están, que serían precisamente su público objetivo inicial. Al ofrecer “milagros” hay bastante gente que cae en estas trampas precisamente porque no ve dónde se está metiendo. Igual que hay asesoría financiera, debería de haber asesoría de deudas, pero este servicio “desinteresado” no es lo normal.

    Por otra parte, en estos momentos, la mayoría de las entidades financieras está haciendo lo posible y lo imposible para que pagar las deudas esté al alcance del moroso, pero el cliente “normal” que no ha incumplido sus pagos no encuentra tantas facilidades para refinanciarlos. Un banco comercial normal no accede en este caso a refinanciar otras deudas que no sean las que ya están contraídas con él, y otro tipo de prestamistas son una ruina. Al encontrar resistencia para conseguir una financiación que en este caso sería mucho más “lógica”, se vuelven más vulnerables a la “refinanciación hipotecaria de deudas”. Un saludo.

    • Giuseppe 19 octubre, 2016 en 16:14 - Responder

      En la última parte de tu comentario anterior, es real, el que no esta en ASNEF o RAI le resulta muy difícil lograr refinanciar las deudas con el banco, la única opción es recurrir a la unificación de deudas y caer en el circulo vicioso. Un saludo.

      • Mª Angeles González 20 octubre, 2016 en 17:42 - Responder

        Hola Giuseppe, a pesar de lo que pueda parecer, las refinanciaciones las hacen en su mayoría los bancos a través de intermediarios, a pesar de RAIs y ASNEF, que lo que hacen es encarecer el precio pero no cerrar el grifo. Lo que pasa que este tipo de operaciones las captan ciertos “intermediarios”, que son los que las estructuran y las llevan a los bancos, el usuario normal ni se le ocurre cómo montarlas. Otro saludo para ti.

Deje su comentario

En cumplimiento de lo que se dispone en el artículo 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, MAGCOACHING.ES te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario se recogerán en ficheros cuyo responsable es Mª ANGELES GONZÁLEZ GARCÍA.

La recogida y tratamiento de los datos personales tiene como únicas finalidades gestionar consultas, solicitudes o suscripciones generadas a través del Sitio Web magcoaching.es, controlar el cumplimiento del Usuario de estas condiciones y cumplir nuestras obligaciones legales.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de sus datos personales, en los términos y en las condiciones previstos en la LOPD dirigiéndote a la dirección info@magcoaching.es indicando en asunto: PROTECCIÓN DE DATOS.